Cuentos de nuestra niñez: El ruiseñor del Emperador

Hace tiempo no escuchaba este cuento. Días pasados luego de ver florecer un árbol de duraznos en casa de mis padres vino a mi mente esta historia tan especial que hoy quiero compartir.

Hubo una vez en la lejana China un poderoso emperador muy amado de sus subditos, noble de sentimientos, inmensamente rico y justo en las decisiones que tomaba. Su mayor motivo de orgullo era el jardín que poseía, una extensión tan enorme de tierra que ni siquiera cabalgando durante seis meses podía recorrerse completamente. Frondosos bosques cruzaban ese jardín y en su parte septentrional se mecían las tranquilas aguas de un lago tan grande como un pequeño mar.

Un día, el emperador tuvo noticia de que junto al lago de su jardín vivía un ruiseñor cuyo canto era el más dulce que nunca oídos humanos escucharan. Intrigado por esas nuevas, el emperador le dijo a su mayordomo mayor: —¿Cómo es eso de que yo, siendo el dueño de estas tierras, todavía no conozca a ese prodigio musical? ¡Id en busca del ruiseñor, puesto que quiero que cante para mí! El mayordomo corrió hacia el jardín, pero por más que preguntó y se informó, nadie era capaz de señalarle la vivienda del ruiseñor. Por fin, una camarera de palacio le sacó de apuros. —¡Claro que conozco al ruiseñor de voz única! —dijo la mujer—. Cada noche concilio el sueño gracias a ese animalito prodigioso, allá en mi cabaña del otro lado del jardín.

Así pues, la camarera acompañó al mayordomo hasta la casa del ruiseñor, que justo entonces estaba aclarando su voz para empezar sus cantos de tarde. —Buen ruiseñor —le dijo el mayordomo—, vengo a notificaros que el emperador os invita a cantar en su palacio, dentro de una gran fiesta que se celebrará esta noche. —¿El emperador me invita? —dijo el ruiseñor—. ¡Es un honor muy grande para mí…! Trataré de complacerle, aunque mis posibilidades son muy modestas.

Y llegó la noche. Toda la corte se había reunido para el acontecimiento y los salones de palacio estaban más relucientes que nunca. El ruiseñor llegó puntualísimo, situándose cerca del trono real. Poco después aparecía el emperador, quien, sin más preámbulos, indicó al ruiseñor que podía empezar. Así lo hizo el pajarito y los sones de su canción eran de tal pureza y ternura, que las lágrimas no tardaron en asomar a los ojos del emperador. —¡Qué maravilla! ¡Verdaderamente, estos sonidos son mágicos!

Entonces el ruiseñor reanudó sus trinos, mucho más dulces si cabe que los anteriores. Ahora no sólo lloraba el emperador, sino toda la corte en pleno. Pero ya se sabe que llorar de felicidad es un auténtico placer. —¡Es lo más bonito que he oído en mi vida! —exclamó el emperador—. ¡Quiero que te quedes en palacio, para alegrar mi existencia! El ruiseñor hizo una reverencia, aceptando la voluntad de su señor, aunque a él le gustaba más la libertad de su jardín. Pero había visto llorar al emperador, gracias a su canto, y con eso ya se consideraba más que pagado.

A partir de entonces, el ruiseñor vivió en palacio. Cantaba cuando el emperador se lo pedía y tenía permiso para salir de paseo dos veces al día y otra más por la noche, aunque no podía volar muy lejos, ya que un criado sujetaba la cinta que ataba una de sus patas. Así transcurrieron varios meses y el emperador nunca se cansaba de escuchar la voz inigualable del ruiseñor.

Hasta que un día llegó a palacio un regalo del rey del Japón, dirigido al emperador. A éste, le encantaban los regalos sorpresa. ¡Y a fe que fue una buena sorpresa descubrir aquel ruiseñor mecánico que le mandaba su regio amigo japonés! —¡Esto es formidable! —dijo el emperador—. ¡Ahora tendré música por partida doble! ¡Hasta podré organizar mis propios coros! El emperador dio cuerda al ruiseñor mecánico, que en realidad no cantaba nada mal. Entonces avisó al ruiseñor del bosque y le ordenó que cantase al mismo son que su compañero mecánico. Pero el experimento no funcionó. El ruiseñor del jardín cantaba a su aire y el animalito articulado sólo sabía repetir una única canción, aunque —justo es insistir en ello— era una preciosa canción.

Y por esos caprichos del destino, el emperador fue olvidando poco a poco al ruiseñor del jardín, prestando toda su atención al ingenio mecánico. A fin de cuentas, era mucho más práctico dar cuerda una y otra vez a un aparato que nunca se cansaba de cantar, en vez de esperar a que el animalito de carne y hueso se sintiera con fuerzas para crear y gorjear nuevas canciones.

La solitaria canción del ruiseñor mecánico se hizo popular. Toda la corte llegó a sabérsela de memoria y en las fiestas palaciegas la entonaban a coro, destacando por encima de todos la voz grave del emperador, llevando la batuta de la improvisada orquesta.

Casi un año más tarde, una desafortunada mañana el emperador acudió a su cita diaria con el ruiseñor articulado y al intentar darle cuerda, el ingenio se le quedó roto en las manos. Angustiado por aquella desgracia, el emperador hizo venir a todos los mecánicos del país, a fin de que reparasen su máquina maravillosa. Pero nadie lograba dar nueva vida al ruiseñor. El relojero real, muy experto en maquinarias y resortes, acabó confesando al emperador: —Es mejor no manipularlo más, Majestad. Está tan destrozado que, a lo sumo, lo único que conseguiremos es destruirlo definitivamente.

En ese momento, el emperador se acordó de su querido ruiseñor del jardín, a quien nunca debió haber olvidado. Corrió en su busca, pero el animalito había huido tiempo atrás, en vista de que nadie se ocupaba de él. —¡Es el justo castigo a mi estupidez! —dijo el emperador—. ¡Quise comparar la belleza con el trabajo artificial del hombre y ahora me veré condenado a pasar el resto de mis días sin esa música que tanto enternecía a mi espíritu! Ese mismo día partieron más de doscientos servidores a recorrer el jardín, en busca del ruiseñor. Quien le encontrase debería rogarle que volviera a palacio, ya que a partir de entonces sería tratado con todos los honores.

Pero nadie dio con el ruiseñor. Y al mismo tiempo, el emperador enfermó gravemente. Era su enfermedad una mezcla de profunda melancolía y desánimo por seguir viviendo. De vez en cuando, lograba reunir las mínimas fuerzas necesarias para asomarse a la ventana de su alcoba, esperando ver aparecer de un momento a otro al ruiseñor. No podía siquiera comer, puesto que los trinos de aquel pajarito eran para él mucho más importantes que cualquier otra cosa. Los médicos desesperaron de poder salvarle.

La población lloraba y rezaba y en palacio reinaba el más profundo silencio. Una noche, el emperador recibió la visita de una persona singular. Era la Muerte. Tomó asiento la triste señora junto el emperador y éste no pudo sino emitir un gemido de miedo y tristeza. —¿Ya vienes a por mí? —preguntó a la dama de la guadaña. —He sabido que ha llegado tu hora —respondió la Muerte—. Apenas unas horas más y haremos el último camino en compañía.

En ese instante, algo maravilloso sucedió: en el alféizar de la ventana, trinando como nunca lo hubiese hecho antes, se dibujó la silueta del ruiseñor. Había regresado, al saber que su emperador estaba tan enfermo. —¿Será posible lo que oigo? —el emperador sintió que aquellas notas entraban en su piel, como el mejor bálsamo imaginable. Era la vida que retornaba a sus venas. —Nunca olvidaré que una vez lloraste al escucharme —dijo el ruiseñor—. He venido a devolverte aquel presente, a pesar de que prefirieras el canto del pajarito mecánico al mío y que me tuvieses prisionero tantos días. Te perdono de todo corazón. —¡Lo siento, lo siento! —repetía el emperador, con los ojos llenos de lágrimas—. ¡Pero canta, te lo ruego! ¡Canta! Y a medida que el ruiseñor desgranaba su canción, la Muerte fue desapareciendo, en vista de que allí ya no tenía nada que hacer. Cuando el emperador pudo levantarse de su lecho, muy recuperado, acarició la cabeza del ruiseñor, dándole las gracias por haberle salvado.

Qué piensas hacer ahora? —preguntó—. ¿Vas a abandonarme otra vez, privándome así de tu voz…? —Volveré siempre que lo desees —respondió el pajarito—. Pero vendré y me iré en libertad, como siempre he vivido, como deben vivir todos los seres que habitan la Tierra. Cantaré para ti y me bastará con saber que mi canto te hace feliz. Y moviendo las alas graciosamente, alzó el vuelo, despidiéndose del emperador. —¡Hasta muy pronto! —dijo. Rebosante de alegría, el emperador llamó a sus criados y les pidió una suculenta cena, ya que su largo período de postración le había dejado hambriento. Todos le miraron, sin creer todavía en aquel prodigio. Pero la sorpresa se tornó pronto en regocijo y en aquel palacio nunca más volvió a planear la sombra de la tristeza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s