Compras inteligentes: aprendamos a leer las etiquetas

¿Cómo hacer de tus compras una inversión en guardarropas? Nos referimos a las compras inteligentes. En esta oportunidad vamos a hablar de los tejidos a partir de los cuales se construyen tus prendas. Aprendé a leer las etiquetas y no te dejes engañar. Porque no todo es lo que parece (o nos quiere vender el marketing).

El material importa

Nuestras prendas están construidas a partir de diferentes fibras textiles. No es la idea complicarnos mucho pero podemos clasificarlas en: Fibras naturales, artificiales y sintéticas.

Las fibras naturales, como su nombre lo indica tienen su origen en la naturaleza. Algunos ejemplos conocidos son: Lana, cachemir, mohair, angora, seda, cuero, piel, algodón y el lino.

Las prendas hechas a partir de fibras naturales son de mejor calidad y durabilidad. Esto lo podemos notar claramente cuando hablamos del cuero, el algodón o la seda. Las prendas de mohair y el cachemir son cálidas, suaves y livianas. El principal problema que encontramos es que normalmente son productos más caros que los hechos con otras fibras. En algunos casos, como por ejemplo el de la seda, se dificulta el uso diario ya que para que se mantenga en buenas condiciones requiere limpieza a seco (otro costo adicional al de adquisición) y las prendas hechas de lino suelen arrugarse mucho más de lo deseado.

En otro extremo tenemos las fibras sintéticas que provienen de productos derivados del petróleo. En este caso el ejemplo más conocido es el poliéster. De mucha variedad de texturas y colores las prendas de poliéster son mucho más económicas, pero de cuestionable calidad. Además, normalmente las prendas confeccionadas con estos materiales no se ven tan elegantes. En el uso diario pueden causar mucha sudoración por lo que no es aconsejable para climas muy cálidos y en contraposición tampoco sirven para inviernos muy fríos ya que no brindan calor.

Pero tampoco todo es tan negativo en el uso de la fibra sintética; muchas grandes marcas de ropa deportiva utilizan este tipo de tejidos para realizar sus prendas con resultados muy buenos.

telas.jpg

Finalmente, como solución intermedia, encontramos la fibra artificial. Las fibras artificiales no son sintéticas, pues estas proceden de materiales naturales, básicamente de la celulosa o proteína animal o vegetal. Las fibras artificiales surgen como respuesta a la necesidad de obtener filamentos largos y resistentes para tejer materiales textiles de calidad. Estas fibras reciben el nombre genérico de Rayón. En estos casos podrás encontrar prendas cuyas etiquetas refieran a: Rayón, Viscosa de seda, Modal, Lyocell.

Las ventajas de estos tejidos es que ofrecen una mejor calidad que los tejidos sintéticos, permiten ser lavados en casa (a mano o a máquina según el caso), tienen una durabilidad razonable y todo a menor costo que los tejidos naturales y un poco más costosos que los tejidos sintéticos.

¿Qué es ecológico?

No te dejes engañar, el cuero ecológico tan renombrado en el mercado de hoy día no es cuero ni es ecológico.

Es justamente una fibra sintética que imita al cuero pero no lo es y por tratarse de un tipo de poliéster, justamente la biodegradación es más lenta que la del cuero natural.

Y entonces, si queremos pensar en medidas más ecológicas, deberíamos lograr un equilibrio:

Adquirir prendas que se adapten a nuestro día a día. Pensar si hacemos mucho ejercicio, cuál es nuestro tipo de trabajo o cuáles nuestras actividades de tiempo libre y elegir los tejidos adecuados para cada ocasión, pensando en el guardarropas como una inversión y no en comprar como un pasatiempos. Regalar o reciclar cuando lo que tenemos ya no nos sirve. Si los zapatos son de buen cuero y no tienen buen aspecto intentar recuperarlos mandándolos a teñir y si no están de moda, guardarlos en un lugar donde se mantengan en buenas condiciones… la moda siempre vuelve.

Relación precio calidad

Letiquetas (2)a próxima vez, cuando estés de compras ¡¡leé las etiquetas!! Si es cuero, debe decirlo… si no dice nada es porque se trata de una fibra sintética. Si es seda, debe decirlo y también en qué porcentaje, de lo contrario dirá por ejemplo 100% poliéster.

Te vas a sorprender cuando veas que algunas renombradas marcas te ofrecen baja calidad a un alto costo.

Al final de toda esta cruzada, vas a comprar lo que más te guste o se adapte a tus necesidades o a tu situación financiera; pero lo más importante es que no pagues una fortuna por algo que no es lo que parece.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Recordaré ese consejo: “Si es cuero, debe decirlo…”. 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s