Fábula: El hombre, el niño y el burro (Fable: The man, the boy and the donkey)

Un día un hombre y su hijo iban caminando junto a su burro rumbo al mercado, y de pronto una persona que pasaba por su lado se les acercó y les dijo:

– No sean tontos ¿Para qué es un burro sino para montarse?

Así que el hombre sin pensarlo puso de inmediato al niño sobre el burro y siguieron su camino, cuando de pronto pasó un grupo de hombres que pasaba al lado del camino le dijeron:

– Mira que niño tan perezoso, él viajando tranquilo mientras que su padre caminando.

Al oír esto, el padre bajó al niño y se montó sobre el burro, pero una vez que habían llegado al pueblo, dos mujeres que pasaban le dijeron:

– Debe darle vergüenza a ese hombre estar montado en el burro y su pobre hijo caminando.

Entonces el hombre cargó de a su hijo y juntos montaron sobre el Burro, pero otra gente que los miraba mientras pasaban le dijo:

– ¿No les da pena ponerle tanto peso al pobre burro?.

En ese momento el hombre miró a su hijo y le dijo:

Hijo mío, ya no nos dejemos llevar por lo que dice la gente. Seamos auténticos, sino toda la vida vamos a estar pendientes de lo que las personas digan. Aprendamos a vivir según lo que creamos correcto y no tratando de agradar a otros.

Y así lo hicieron…

 

One day a man and his son were walking alongside their donkey to the market, and suddenly a person passing by them approached them and said:

– Do not be stupid. What is a donkey for but to ride?

So the man without thinking immediately put the boy on the donkey and went on his way, when suddenly a group of men passing by the side of the road said:

– Look at that lazy boy, he traveling quiet while his father walking.

Upon hearing this, the father lowered the child and mounted the donkey, but once they had arrived in the village, two women passing by said:

– That man must be ashamed to be riding on the donkey and his poor son walking.

Then the man loaded his son and together they rode on the donkey, but other people who watched them as they passed said:

– Are not you sorry to put so much weight on the poor donkey ?.

At that moment the man looked at his son and said:

– My son, let’s not get carried away by what people say. Let’s be authentic, if not all of our lives we will be aware of what people say. Let us learn to live according to what we believe is right and not trying to please others.

And they did it…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s